La conducta consciente: La práctica de los cinco preceptos (5 de 5)

– Bodhissatva Ksitigarbha (Dizang en China, Jizo en Japón), protector de viajeros y niños pequeños. Estatua japonesa de fecha desconocida.-

Última parte de ¨Vipassana¨de Joseph Goldtein y Jack Kornfield sobre los Cinco Preceptos con una práctica semanal incluida. En éste cuarto trozo, hablaremos del quinto precepto: Abstenerse del consumo indiscriminado de intoxicantes.

La conducta consciente: La práctica de los cinco preceptos (5 de 5)

El quinto precepto, abstenerse del uso indiscriminado de intoxicantes, significa que debemos evitar tomar substancias intoxicantes y no permitir que entorpezcan el normal funcionamiento de nuestra mente y que consuman la mayor parte de nuestras vidas impidiéndonos desarrollar la atención y la lucidez.

Sólo tenemos una mente y, por consiguiente, debemos cuidarla con toda la atención de que seamos capaces. En nuestro país hay millones de alcohólicos y un gran número de personas que han abusado de otras drogas, pero el uso inconsciente y temerario de los productos intoxicantes no sólo les ha reportado un sufrimiento extraordinario sino que también ha afectado a sus familias y a todas las personas con las que han entrado en contacto. No es fácil vivir conscientemente ya que ello requiere hacer frente a todos los sufrimientos y temores que ponen a prueba nuestro corazón pero el abuso de los intoxicantes no es, qué duda cabe, el mejor camino para conseguirlo.

-Sitatapatra, protectora del budismo tibetano. Estatua en Leh, Ladakh, Tíbet-


Para ingresar en una dimensión plenamente humana y para asentar adecuadamente nuestra vida espiritual es preciso llevar la conciencia a todas las acciones que realizamos en el mundo, incluidas las palabras y, evidentemente, el uso de intoxicantes.
Sólo estableciendo unas relaciones armónicas y positivas con el mundo podremos sosegar nuestro corazón y clarificar y estabilizar nuestra mente. La conducta virtuosa proporciona una gran felicidad y liberación y es un requisito esencial para la meditación. Este tipo de conducta amplía nuestra conciencia, impide que desperdiciemos la oportunidad extraordinaria que conlleva nuestra condición humana y nos brinda la posibilidad de aumentar la compasión y la auténtica comprensión.

PRÁCTICA SEMANAL:

  • Abstenerse del consumo indiscriminado de intoxicantes.
    Abstengámonos, durante una semana o, si es posible, durante un mes, de todo tipo de intoxicantes y substancias adictivas, como el vino, la marihuana, los cigarrillos y/o el café. Observemos el impulso que nos lleva a consumir ese tipo de substancias y tomémonos conscientes de lo que acontece en nuestra mente y en nuestro corazón en ese mismo instante.

Fuente: ¨Vipassana, el camino para la meditación interior¨, Joseph Goldstein y Jack Kornfield. Editorial Kairós.

2 comentarios

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s