La conducta consciente: La práctica de los cinco preceptos (4 de 5)

-Yamantaka y Vajravetali en unión, figura actual de origen tibetano-

Compartimos unos fragmentos del libro ¨Vipassana¨de Joseph Goldtein y Jack Kornfield sobre los Cinco Preceptos con una práctica semanal incluida. En éste cuarto trozo, hablaremos del cuarto precepto: Abstenerse de la conducta sexual inapropiada.

La conducta consciente: La práctica de los cinco preceptos (4 de 5)

El cuarto precepto, abstenerse de la conducta sexual inapropiada, nos recuerda que no debemos utilizar nuestros deseos sexuales de modo que podamos causar daño a los demás, lo cual nos obliga a ser responsables y honestos en nuestras relaciones sexuales.

En una época en la que las relaciones y los valores sexuales cambian de continuo es necesario ser conscientes del uso que hagamos de ese potencial. Si la energía sexual está ligada al apego, la codicia, la explotación y la compulsión, llevaremos a cabo acciones -como el adulterio, por ejemplo- que resultarán perjudiciales tanto para los demás como para nosotros mismos. Este tipo de acciones generan mucho sufrimiento y su ausencia, por el contrario, va acompañada de un gran gozo.

-Bodhissatva, arte newari, Nepal.-


El espíritu de este precepto nos obliga a investigar las motivaciones que subyacen a cada una de nuestras acciones. Y este tipo de atención nos permite (como laicos) conectar la sexualidad con el corazón y convertirla así en una expresión de amor, de respeto y de auténtica intimidad.

La vida sexual de casi todos nosotros ha atravesado por algún período de locura pero también es posible utilizar el sexo para establecer contacto con la belleza y relacionamos profundamente con otra persona.

La sexualidad consciente constituye, de este modo, una parte esencial de una vida plenamente atenta.

PRÁCTICA SEMANAL:

  • Abstenerse de una conducta sexual impropia: sexualidad consciente. Observemos atentamente la frecuencia con la que aparecen en nuestra conciencia pensamientos y sensaciones de índole sexual. Advirtamos los estados mentales que suelen ir asociados a ellos, como el amor, la compulsión, el cariño, la soledad, la necesidad de comunicación, el deseo, el placer, la agresividad, etcétera.

Fuente: ¨Vipassana, el camino para la meditación interior¨, Joseph Goldstein y Jack Kornfield. Editorial Kairós.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s