El Óctuple Sendero. (Parte 2ª)

1024px-MonWheel

-Rueda del dharma, Museo Guimet, París.-

En ésta segunda parte, abordamos los 4 últimos aspectos del Noble Camino Óctuple (Modo de vida Correcto, Esfuerzo Correcto, Atención Correcta y  Samadhi o Meditación Correcta), agradeciendo al maestro zen Denkô Mesa por su explicación en su libro ¨Budismo: Historia y Doctrina¨, Volumen I.

whatsapp-image-2018-02-19-at-11-19-48-w

(PARA LEER LA PRIMERA PARTE, CLICK AQUÍ)

MODO DE VIDA O FORMA DE SUSTENTO CORRECTA

Se define como la abstención de comerciar con actividades y ocupaciones que son dañinas para el bienestar de los demás, como, por ejemplo, el tráfico de armas, comerciar con seres humanos, con seres vivos, con venenos y con intoxicantes. También deben de ser evitados el engaño, el fraude, la adivinación, las trampas y la usura. El recto sustentamiento, por tanto, tiene que ver con llevar una vida pura, correcta y útil, una vida, en suma, que fomente tanto nuestro propio bienestar corporal y espiritual, como el bienestar corporal y espiritual de todos los seres.

La manera de conseguir nuestro sustento, tanto con el Medio Ambiente como en la relación sociocultural. ¿Cómo nos ganamos la vida?, ¿Cómo extraemos la energía necesaria para seguir viviendo? Falla algo. ¿Qué ocurre con el ser espiritual que también somos?

Nos pasamos más de diez horas diarias trabajando el cuerpo material. Trabajamos a destajo, en pos de nuestros deseos. En las ciudades cada vez hay menos zonas verdes, los árboles frutales escasean en los campos, los frutos de la tierra saben ya bien poco, están todos pasados por la industria de la química y el comercio; ya no nos despiertan las mañanas con el sonido de los pájaros. Poco valor tiene el trabajo del artesano, del pescador, del campesino.

No nos conformamos con un sólo coche, además, debe de ser el último modelo, el de más válvulas… y todo ésto hay que pagarlo, con qué, con dinero, con energía corporal y mental. La publicidad trabaja mucho, genera mucho deseo. Cuanto más se desea, más se consume. Ésta es nuestra sociedad consumista. Nos hemos auto alienado. ¿Qué merece la pena ganar o perder?

Agua, comida, ropa y techo. No necesitamos mucho más como sustento básico de nuestra existencia. Sin embargo, qué complicada hemos vuelto nuestra vida. Volvamos a una nueva forma de vivir basada en lo que predicó Mahatma Gandhi: La Simplicidad Voluntaria. Evitemos el derroche, no perdamos nuestra atención.

ESFUERZO CORRECTO

¨Quien algo quiere, algo le cuesta¨ Nuestros hábitos y automatismos nos pueden, tienden a seguir funcionando si no encauzamos la dirección adecuada. En todo proceso de sanación, el esfuerzo por sanar es fundamental. Muchos se convierten en ¨pacientes¨, sujetos pasivos que esperan de otros el cambio. Muchas prácticas espirituales fracasan, no porque sean erróneas, sino por que carecen de la aspiración, de la voluntad, de la práctica perseverante. Es mucho más fácil delegar la responsabilidad que asumirla uno. Nada surge porque sí. Todo tiene unas causas.

En el Budismo distinguimos éstas clases de esfuerzos:

  • Impedir que surjan estados perjudiciales que aún no han surgido.
  • Disolver los estados perjudiciales ya surgidos.
  • Generar estados provechosos que no han surgido aún.
  • Mantener los estados provechosos ya surgidos.

Ejemplos:

  • Evitar que las malas hierbas crezcan en nuestro jardín.
  • Esforzarnos en quitarlas si surgen.
  • Plantar bellas flores en nuestro jardín interior.
  • Esforzarnos, finalmente, de mantenerlo bello y hermoso.

Nos pasamos la vida dejando para mañana lo que podemos hacer hoy. Almacenamos mucho en el desván, en el trastero de la casa. Por eso nos repiten insistentemente los maestros, una y otra vez, que el único secreto de la meditación, del zazen (Nota: de cualquier tipo de meditación), radica en practicarlo día tras día, año tras año.

ATENCIÓN CORRECTA

¨No hay hombres malos, sino seres ignorantes¨, Sócrates. Se trata de saber qué clase de esfuerzo debemos aplicar en cada momento. Gracias a la atención podemos unificar nuestros aspectos dispersos del ser que somos. La sanación tiene lugar cuando empezamos a llevar el poder de la conciencia, la atención, a cada aspecto de nuestras vidas mediante el cultivo sistemático de la concentración y de la observación. Un alto grado de atención conlleva a la transparencia de uno mismo.

la atención plena, sati (Nota: la famosa ¨mindfulness¨) es descrita como una contemplación cuádruple, es decir, una concentración que implica al cuerpo, las sensaciones, la mente y los fenómenos. Éstas contemplaciones son fundamentalmente analíticas y anticipan, en muchos sentidos, los métodos y los efectos del moderno psicoanálisis. pero el sistema psíquico budista no se limita al análisis y al control de la conciencia tal como es, sino da todavía un paso más allá hacia el logro de una síntesis o intensificación superior de la conciencia mediante el samadhi, el último paso del camino.

SAMADHI CORRECTO (O MEDITACIÓN CORRECTA)

Puerta de liberación del sufrimiento. Los siete factores de la iluminación anteriormente presentados sólo existen en forma germinal y mientras que los objetos del séptimo paso todavía permanecen en el dominio del pensamiento discursivo (o conceptual), en el octavo paso son elevados al reino de la conciencia intuitiva o realización.

En éste sentido es equiparable a una transformación de la conciencia ya que elimina la tensión entre sujeto y objeto o, mejor dicho, elimina la posibilidad misma de ésta discriminación conceptual a través de la fuerza sintetizadora de la experiencia pura. La llamamos experiencia pura porque no está reflejada ni teñida por el pensamiento ni por las ideas preconcebidas y, por consiguiente, está libre de la ilusión y de sus correlatos, la atracción y el rechazo, el apego y la aversión.

Cuando ésta experiencia es lo suficientemente profunda como para impregnar toda nuestra conciencia, llegando a sus mismas raíces y motivaciones fundamentales, se alcanza la liberación. pero en el caso de que la experiencia no sea tan intensa y sólo tenga una influencia temporal o, dicho de otro modo, limitada, sobre nuestra mente, puede ampliar nuestra visión, fortalecer nuestra confianza, profundizar nuestra visión, reducir nuestras preocupaciones y purificar nuestras intenciones.

El samadhi correcto es el estado propio que surge al penetrar en meditación donde emerge espontáneamente la unicidad dado que la conciencia individual se diluye y experimentamos la fusión con el Todo. 

Es en éste estado de conciencia donde se revela espontáneamente nuestra verdadera naturaleza original. Es una Paz Profunda, la Síntesis Pura, una vez que se ha eliminado cualquier tipo de fronteras y conflictos.

El testigo es consciente de las experiencias, pero no es ninguna experiencia, es la inmensa apertura y libertad en la que emergen y discurren todas las experiencias.

 

Fuente: ¨Budismo: Historia y Doctrina. Los Orígenes del Budismo¨, Volumen 1º de 3., Edición al cuidado de Denkô Mesa, Miraguano Ediciones, 2013.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s